Tecnología, internet y otras cosas de interés

Un blog de Xenon 

Vulnerabilidades en los procesadores

Hace pocos días que saltó la noticia de que existía una vulnerabilidad en los procesadores de ordenadores, tablets y móviles. Si bien el primero en anunciarlo y reconocerlo fué Intel, esta vulnerabilidad afecta a muchas más marcas. 

No se trata de una vulnerabilidad más, si no que se trata de un problema que no tiene reparación real, pues la única solucion verdadera a este problema es reemplazar todos los procesadores de los servidores y equipos que emplean alguno de los modelos afectados.

Es cierto que existe actualmente un parche para protegerse de esta vulnerabilidad, pero a diferencia de lo habitual, este parche tiene un coste en el rendimiento. En determinadas circunstancias el rendimiento de los procesadores se ve reducido en hasta un 30%.

¿Por qué se reduce el rendimiento?

Vamos a explicarlo de una forma que sea lo más entendible, dejando de lado la precisión técnica. 

Los procesadores actuales han sido diseñados para que en determinadas situaciones se anticipen a lo que vamos a realizar. De esta forma antes de que mandemos ejecutar un comando, el procesador ya está preparado. Esta técnica mejora el rendimiento de los procesadores porque acierta, en la mayoría de ocasiones con las intenciones del usuario, pero es esta misma técnica la que permite obtener información de la memoria protegida, y aquí es donde está el problema.

Debemos aclarar que no es una vulnerabilidad con la que cualquier persona pueda obtener información de forma fácil. Requiere un trabajo meticuloso y podría ser empleada en ataques dirigidos, es decir, aquellos que están destinados a atacar una infraestructura conocida o que intentan obtener información puntual de un proceso.